top of page

Menopausia y emociones


Las primeras palabras que vienen a nuestras mentes cuando hablamos de menopausia, suelen ser todo menos estimulantes: vejez, infértil, calores, subida de peso, desequilibrios emocionales...o un gran silencio acerca de las dificultades que pasan miles de mujeres al atravesar esta etapa.


"Entre el 50 y el 80 % de las mujeres se quejan de síntomas de la menopausia, como sofocos, sudores nocturnos, trastornos del sueño, cansancio y depresión. Son los principales determinantes de una calidad de vida relacionada con la salud reducida, que es detectable poco después del inicio de la menopausia.


La Organización Mundial de la Salud (OMS) define la calidad de vida como "la percepción que tiene un individuo de su posición en la vida, en el contexto de la cultura y el sistema de valores en el que viven, y en relación con sus metas, expectativas, normas y preocupaciones”


(Jenabi et al., 2015)


¿Realmente es un periodo tan difícil? Seguro que las circunstancias y experiencias de cada mujer son únicas y dependen de múltiples factores genéticos, ambientales, personales etc.

Pero si analizamos la definición que la Organización Mundial de la Salud da de calidad de vida, vemos que se trata de una percepción íntimamente ligada a las circunstancias culturales y sociales.


¿Qué pasaría en una sociedad en la que la percepción de las mujeres mayores fuera la de experiencia y sabiduría, y que reconociera el valor profundo de la mujer más allá de la juventud o belleza física?


Aquí un extracto del libro Luna Roja, interesante para mujeres (¡y hombres!) en cualquier momento de su ciclo vital:


"Como si fuese una niña, la mujer posmenopáusica centra todas sus energías creativas

en una sola dirección, pero mientras la orientación infantil es externa, la de esta mujer se

dirige hacia su propio interior; si las energías de la niña son lineales y las de la mujer

menstrual cíclicas, las de la mujer posmenopáusica pueden considerarse un "punto de

orígen" o "fuente".


...sus energías (las de la mujer posmenopáusica) no se manifiestan en el mundo exterior

sino que toman forma en su mundo interior, y su percepción deja de ser cíclica para

convertirse en un equilibrio entre los mundo externo e interno.

Desde esta beneficiosa posición de constante conciencia de ambos mundos, la mujer

posmenopáusica es por propia naturaleza sacerdotisa, chamana, sanadora y vidente...


Por ello el conocimiento y la claridad interior propios de la anciana era ampliamente

reconocido en las culturas del pasado, donde se le veneraba como consejera, guía y

representante de la tradición, además de como vínculo entre el mundo espiritual y la

comunidad." (Gray, 1999)


Con la visión y el acompañamiento adecuado, seguro que cada mujer puede encontrar la sabiduría interior que la puede guiar a través de estas épocas. Podemos buscar la fuerza de los grupos de mujeres, del trabajo personal, mirar las sensaciones y emociones sin miedo, compartirlas, aprender a aceptarnos.




REFERENCIAS


Jenabi E., Shobeiri F., Hazavehei S.M., Roshanaei G. (2015) Assessment of Questionnaire

Measuring Quality of Life in Menopausal Women: A Systematic Review. Oman Med J.

30(3):151-6. doi: 10.5001/omj.2015.34


Gray, M. (1999) Luna Roja. Gaia Ediciones


29 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page